domingo, 16 de julio de 2017

.

Hace una semana escribí una entrada que la dejé en borrador, pensando subirla mas tarde, pero me retracto.

En una semana todo ha cambiado, estoy con una recaída, que es mucho mas fuerte que las anteriores o la anterior, pero ya no quiero hablar a mi familia de esto.

No quiero decirles ni a ellos ni a la psiquiatra ni a la psicóloga, me avergüenza.

Ando con tristeza todo el tiempo, quiero llorar y mis pensamientos son muy negativos, mi autoestima está peor que antes, todo mal.

No sé cuanto va a durar esto.


4 comentarios:

  1. No pretendo decirte cómo hacer las cosas, pues somos dueños de nuestros sentimientos, y por ende, los únicos responsables por los mismos. Con el tiempo se aprende que los eventos, por más fuertes, intensos, dolorosos o negativos que parezcan, en el fondo son neutros según cómo decidas verlos. Con esto no digo que tú estés exagerando y viendo las cosas de la forma en como no son, lo que en verdad intento decir es que sólo tú decides cómo reaccionar ante dichos eventos.
    No reprimas tus emociones, si tienes que llorar llora, si quieres maldecir, pues maldice, si quieres patear algo, hazlo. Déjalo salir, pero no te desbordes. No permitas que la emoción te consuma. No le des poder al suceso o a la persona (en caso de que influya un tercero) de controlar la forma en la que te sientas.
    Sé que muchas veces escuchamos estas cosas como "discursos de ánimo", pero bien sabemos que un "sigue adelante, no te rindas, tú puedes" y cosas similares no bastan ni transforman nuestra situación. Sí, es lindo recibir ese apoyo, pero a la vez sentimos como si esas personas no lograsen entendernos lo suficiente, que para ellos es fácil decirlo; pero muchas veces, por más simplistas que parezcan las palabras de aliento, vale la pena escuchar; muchas veces actuamos como un inconsciente colectivo y como tal, no deseamos que una parte esté afligida. Esas palabras vienen como recordatorio de la fortaleza interior que todos tenemos.

    No te preocupes demasiado sobre el cuánto va a durar este estado, porque eso es, un estado, y como tal, pasará. Lo importante aquí es qué tal duro e intenso te va a tocar, qué tanto permiso le darás para hacerte sentir mal.

    Es cierto que las cosas cambias muchas veces de forma inesperada, pero para no sufrir tanto con ello hay que irse adaptando a la postura cíclica de las cosas.

    Por lo poco que he visto de ti, eres una chica capaz de sentir mucho, por ende, de experimentar grandes cosas. Intenta aprender de esto, interioriza en ti, búscate. Sé que hallarás cosas extraordinarias y desconocidas de tu persona hasta ahora. Sé que te darás cuenta que eres más fuerte de lo que crees, más hábil, más intensa y creativa.

    Es probable que nada de lo que he dicho te sea útil y está bien. Pero si me permites un consejo práctico "crea". Sí, utiliza tu estado para crear. Del dolor pueden nacer las obras más sublimes, apasionantes y hermosas. Transforma el sufrimiento en una obra. Poder materializar los sentimientos, estados y emociones, es muy sanador. Te darás cuenta que algo de ese malestar salió de ti y quedó plasmado o transmutado en ese trabajo creativo. Te digo esto porque para mí ha sido muy terapéutico.

    Éxito.

    (Por cierto, el cambio de color es bello y se lee genial. Gracias)

    ResponderEliminar
  2. Ánimo! Todos tenemos dias duros, caemos, recaemos, etcétera pero yo te he visto levantarte y seguir, he sido testiga lejana de tu fortaleza y sé que puedes, creo en ti!
    Fuerza!

    ResponderEliminar
  3. Hola. Al menos por lo que he visto y en mi caso, son etapas que duran cierto tiempo y acaban. Armate de valor, no te dejes desanimar.

    Te deseo lo mejor ;)

    ResponderEliminar